Todos los memoriales - Memoriales
es Spanish
eu Basqueca Catalanen Englishfr Frenchgl Galiciande Germanes Spanish
Buscar
Generic filters
Exact matches only
Angela
02 de marzo de 2003

16 Abril 2018

33 años …

Hoy ya tendrías 33, de una vida de la que solo viviste la mitad.

Una mitad que me ha dejado el alma partida,

No sé si llorar por la mitad perdida o reír por la mitad vivida.

Un alma partida por la mitad, una mitad para jugar con las nuevas vidas que me ha dado la vida y otra para añorar aquella vida que no fue vivida.

Sentimiento extraño de un vacío que se va llenando de sonrisas, balbuceos y pequeños abrazos, de amor a la vida porque me los ha dado … pero la misma vida también me ha quitado y eso duele, duele tanto …

16 de abril de 2017

Cierro los ojos y te veo, mi querida hija, con tus ojos abiertos queriéndote comer el mundo en tu primer suspiro de vida.

Cierro los ojos y aun escucho tu risa burlona y esos besos sonoros que me dabas junto al oído y que me dejaban sin oír nada

Cierro los ojos y siento tus manos rasposas acariciando las mías, con esos dedos delgados y largos entrelazando nuestra historia.

Cierro los ojos, mi querida hija y siento aun mi corazón roto por tu ausencia, latiendo desacompasado como queriendo pararse para irse a tu lado.

Cierro los ojos, mi niña, y hoy cumplías 32 años, no puedo ni quiero imaginarme cómo serías de estar aquí, me lleno de ira y rabia al pensar en todos los momentos juntas que nos han robado, de todo lo que no has vivido, de lo pronto que nos has dejado …

Cierro los ojos, hija mía y me cuesta tanto cerrarlos porque al abrirlos recuerdo que no estas a mi lado.

Feliz cumpleaños, mi hija Angela

16 Abril 2016

Vivir a la mitad, reír a la mitad, cantar a la mitad, amar a la mitad y llorar a la mitad, hasta que mi mitad y la tuya estén
unidas en el más allá … pero tampoco estaré plena, añoraré la mitad que aquí se queda, sin ellos tampoco estoy entera.
Condenada a no estar nunca llena, vivo cada día sabiendo que una mitad siempre me espera.

16 Abril 2013

Me despierto y lloro al saber que de cumpleaños que no podré celebrar contigo. Me despierto y lloro por esos nietos que nunca me diste, por los abrazos que nos robaron, por los sueños que nos quitaron. Me despierto y lloro porque sin ti todo ha sido tan duro … tan difícil … ¿cómo acostumbrarse a tu ausencia? Cuando aun sigo esperando el tacto de tus manos. Te añoro mi niña, te añoro y lloro porque no sé qué es más grande si el amor que por ti siento o cuánto te hecho de menos. Me despierto y lloro con la esperanza de volver a estar contigo cuando aquí se me acabe el camino. Te quiero mi niña y feliz cumpleaños.

16 de abril de 2012

Felicidades mi querida hija, estás tan lejos y tan cerca, tu recuerdo tan dulce y amargo, tan claro y oscuro, tan fuerte y tan débil, te siento aunque no te vea, te escucho aunque no me hables, te sueño aunque no me duerma, te llevo en el alma, en cada risa, en cada llanto, en cada pena en cada canto, en todo instante, en todo paso, eres mi fuerza, eres mi manto, te quiero tanto …

Arnau
04 de mayo de 2006

Aquell dia tot va canviar ens vas deixar, i amb la teva partida ens vam quedar sols amb els teus records i la teva absència.

Aitor
15 de junio de 2002

Somos los padres de Aitor Ramos Esparza, lo que les voy a detallar ocurrió la noche del 14 al 15 de junio del 2002 en la Avenida de Falset, 150 de Reus (antigua carretera de Alcolea) a la altura del Mas de Las Ánimas, de Reus. 

Parece ser que un todo terreno (4×4) embistió el coche de nuestro hijo el cual, debido al fuerte impacto recibido, dio varias vueltas de campana  y fue a parar al carril contrario chocando con una furgoneta, aproximadamente eran las tres de la mañana, al ser chicos jóvenes les hicieron la prueba de alcohol y drogas dieron negativo en ambas sustancias. Nuestro hijo falleció en el acto (no tuvo una segunda oportunidad), un sobrino nuestro y dos amigos resultaron heridos de consideración. 

Cuando me enteré que solía ir a repostar a la gasolinera de ese polígono le pregunté  por qué tenía que ir precisamente allí. Un tiempo atrás, había perdido a mi hermana pequeña en la misma carretera. El me contestaba: “mami no es la carretera son las personas . Tenía razón, somos las personas. Solo sé que ya nunca más podré reír, bailar o gozar sin que me duela el alma”.

Nadie los auxilió. La persona que provocó el accidente se dio a la fuga y no ha dado la cara. Esto es muy importante porque en esa carretera se quedaron todas sus ilusiones, proyectos y sobre todo su vida; una vida demasiado joven, tan solo tenía 20 añitos.

Adrián
17 de abril de 2004

Adrián: desde que partiste al azul. Mi corazón grita tu nombre al viento esperando respuesta… y el silencio me rompe de dolor. Recuerdo cuándo naciste, tu primer llanto… te pusieron sobre mi regazo y tuve la sensación más hermosa de toda mi vida, el amor más puro y grande que he podido sentir. Me has dado tanto… tantas veces nos mirábamos con ese amor infinito.

Estoy tan llena de amor que nada, nada me podrá separar de ti, nuestro amor es eterno. Gracias ADRIÁN por haber bajado el cielo para mostrármelo en mis sueños. Los 17 años que he podido vivir contigo han sido los más maravillosos de mi existencia. Eso estará siempre en mi corazón.

Adrián, hijo mío, te querré eternamente.

Noemí
31 de julio de 1965

No es difícil recordar (a pesar del tiempo transcurrido) lo que tanto daño hace. Me refiero a ese día en el que mi hermana pequeña NOEMI de casi ocho añitos perdía la vida en un fatal accidente, ocurrido casi en la puerta de nuestra casa, un camión cisterna la arrollo, por debajo del camión unos cuantos metros.

Fue tan duro, que tantas personas como estaban a su lado y no se pudo hacer nada por ella, ni siquiera mis hermanos. Solamente uno de ellos dos, sacando fuerzas de flaqueza, pudo meterse debajo del camión para sacar a nuestra pequeñita. Mi madre sí intuyo que era su hijita y salió de ella un grito desgarrador diciendo “¡La chica!”. Esto ocurrió un sábado a las 14.30 de un sábado 31 de julio del año 1965.

No seme olvida que mi hermanita justo hacia un mes que había hecho la comunión. En aquel tiempo, las fotografías no era como ahora que se tienen al momento (con tanto adelanto). No, entonces no era así. Justo ese día por la tarde iban a ir a por ellas y tenía tanta ilusión.