es Spanish
eu Basquebg Bulgarianca Catalanen Englishfr Frenchgl Galicianes Spanish

Noemí, 8 años

31 de julio de 1965
Avinguda de Falset, 150, Reus, España
191 Visualizaciones

No es difícil recordar (a pesar del tiempo transcurrido) lo que tanto daño hace. Me refiero a ese día en el que mi hermana pequeña NOEMI de casi ocho añitos perdía la vida en un fatal accidente, ocurrido casi en la puerta de nuestra casa, un camión cisterna la arrollo, por debajo del camión unos cuantos metros.

Fue tan duro, que tantas personas como estaban a su lado y no se pudo hacer nada por ella, ni siquiera mis hermanos. Solamente uno de ellos dos, sacando fuerzas de flaqueza, pudo meterse debajo del camión para sacar a nuestra pequeñita. Mi madre sí intuyo que era su hijita y salió de ella un grito desgarrador diciendo “¡La chica!”. Esto ocurrió un sábado a las 14.30 de un sábado 31 de julio del año 1965.

No seme olvida que mi hermanita justo hacia un mes que había hecho la comunión. En aquel tiempo, las fotografías no era como ahora que se tienen al momento (con tanto adelanto). No, entonces no era así. Justo ese día por la tarde iban a ir a por ellas y tenía tanta ilusión.

¡Qué pena! Sus fotografías sirvieron para recordatorios de su partida. Ella no falleció en el acto como mi hijo Aitor, que muchos años después murió en esa misma carretera de Falset (antigua carretera de Alcolea de REUS) Barrio Pelayo.

Noemi tardó unas dos horas en irse para siempre. Dejó a toda la familia desolada, nuestro pensamiento sigue con ello, no obsesivamente, pero está. Como el fatal desenlace tuvo lugar casi en la puerta de casa, a mi madre se le hacía muy duro pasar a cada momento por el sitio donde su hija pequeña había perdido su corta vida.

Nosotros no éramos de esa ciudad, manteníamos la vivienda en nuestra provincia así que no pasó mucho tiempo cuando al final mis padres decidieron trasladarnos de vuelta.

El dolor poco a poco fue mitigándose, pero nunca hemos olvidado la alegría que nos transmitía el cascabel de nuestra casa. Era como una muñequita que nunca olvidaremos.

Toda la familia está de acuerdo con este memorial que se merece NOEMI porque ella, pobrecita, se encontró con la muerte sin buscarla.

Gracias a quien ha hecho que esto fuera así, de parte de los hermanos de Noemí Esparza Vierge. En su memoria y en memoria de nuestros padres ya fallecidos.

Deja tu recuerdo